La Comisión Europea lleva a cabo diversas actividades para conocer de primera mano la realidad de los habitantes de zonas rurales, así como para comunicar el trabajo que hace para mejorar sus condiciones de vida y las oportunidades que brinda para el emprendimiento.

Entre esas actividades se encuentran los Cafés con Europa temáticos de la despoblación. Así, la semana pasada, junto a Cadena Ser, la Comisión Europea ha celebrado un Café con Europa con jóvenes gallegos.

En el marco del Foro La España Vaciada, organizado por La Ser, el evento contó con la participación de María Gafo, jefa adjunta de unidad de la Dirección General de Agricultura y desarrollo Rural de la Comisión Europea, quien, con el apoyo de Teresa Frontán, jefa de Comunicación de la Representación de la Comisión Europea en España, dialogó con tres jóvenes empresarios gallegos.

El evento estuvo presentado y moderado por la periodista y escritora Ángeles Caso, y contó con la dinamización de Jimena Bioscá, de la consultora intergeneracional Mazzin.

Se trató del tercer Café con Europa temática sobre la despoblación y las zonas rurales, después de los ya celebrados en Calamocha (Teruel) y en Huesca, ambos también en colaboración con Cadena Ser. Justamente este último fue el primero en modalidad online debido a la pandemia.

Y es que la despoblación es un problema que la Unión Europea se toma muy en serio.

Por eso también hay una consulta pública, que está abierta hasta el 30 de noviembre de este 2020, para conocer las opiniones de los ciudadanos europeos de cara a la elaboración de una propuesta de Visión de la UE a largo plazo para las zonas rurales.

La pandemia, una oportunidad para las zonas rurales

La terrible pandemia del COVID-19, que ha afectado tan gravemente nuestras economías y, sobre todo, que se ha cobrado tantas vidas, ha hecho que mucha gente eche su mirada hacia las zonas rurales.

Con las ciudades como principales focos de contagio debido a la cantidad de personas que viven en ella y los altos niveles de movilidad que tienen, no fueron pocos aquellos habitantes de ciudad que se fueron a “la casa del pueblo” para pasar allí los tiempos más duros de la pandemia. En algunos casos, semanas. En otros, meses.

La necesidad de trabajar a distancia demostró a empresas e instituciones que el teletrabajo es viable y productivo, y eso ha abierto una enorme ventana de oportunidades para las zonas rurales, que ven cómo muchas personas se acercan a averiguar por los precios de las viviendas o las oportunidades escolares para sus hijos –aquellos que los tienen-.

“Esta crisis nos ha hecho cambiar muchos paradigmas. Recuerdo el primer foro con La Ser, en febrero, y parece que fue hace un siglo… o hace una pandemia”, dijo María Gafo, recordando el último (por ahora) Café con Europa presencial con La Ser, en Calamocha (Teruel).

“Hasta hace solo unos meses parecía que el futuro era solo para las ciudades, pero se está mirando a las zonas rurales con aire renovado (…) no es lo mismo vivir el confinamiento en un piso en el medio de la ciudad, y no es lo mismo que un pueblo en el que bares la ventana y ves verde y animales”, señaló Gafo.

Sin embargo, para que las zonas rurales sean aún más atractivas, necesitan más inversiones en infraestructuras que faciliten el trabajo y las comunicaciones, así como las oportunidades de formación y ocio.

“Tiene que haber condiciones básicas, como un acceso a Internet que nos permita conectarnos”, advirtió.

Otros servicios básicos importantes que deben ser tenidos en cuenta para el mundo rural son la salud y la educación.

Respecto a la educación, Ángeles Caso señaló que el cierre de escuelitas rurales fue un duro golpe para la habitabilidad de las zonas rurales en España, un comentario que Gafo aprovechó para contar una anécdota que recientemente le contó la alcaldesa de un pueblo pequeño de Cantabria, que recibió a una familia que se instaló allí durante la pandemia pero que se planteó dejar el pueblo porque los niños no contaban con una buena conexión a Internet que les permitiera seguir las clases de su colegio.

Otro tema importante es la vivienda, para lo que Gafo señaló que sería importante tener planes de inversión para rehabilitar viviendas rurales que se puedan poner en condiciones de habitabilidad para nuevos pobladores rurales.

Los españoles, muy activos en la consulta pública

Una herramienta básica que la Comisión Europa está utilizando para conocer la opinión de los ciudadanos de cara a elaborar su visión a largo plazo para las zonas rurales es la consulta pública.

De hecho, tiene creada una específica para este tema, en la que es posible entrar y dar tu punto de vista aquí. En este Café con Europa con jóvenes gallegos, María Gafo destacó la muy alta participación de ciudadanos españoles en esta consulta.

Posteriormente, Jimena Biosca, de la consultora Mazzin, dio la palabra a los participantes, tres jóvenes empresarios gallegos del mundo rural.

El primero en participar fue Hugo Pérez, director de Gurung, una bebida aperitivo a base de miel elaborado en Galicia.

Hugo destacó la necesidad de que haya una buena conectividad en las zonas rurales ya que, debido a la pandemia, lo más seguro es hacer las reuniones de trabajo de forma remota.

“A día de hoy, es lo más seguro y responsable para todos. Yo tengo la suerte que en mi pueblo hay una buena conexión, desde no hace mucho, pero soy consciente, por conocidos, de que no todo el mundo tiene esa suerte”, contó Hugo.

Por su parte, Carlota López Pardo, representante del Fórum de Jóvenes de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar y ejecutiva del Grupo Aresa de distribución suministros agrícolas, pidió mejorar el flujo de información a todos los emprendedores rurales.

“Es muy importante fomentar el emprendimiento con ayudas, ahora estamos hablando mucho de los fondos europeos, del Next Generation EU (…) entiendo que las empresas grandes se podrán enterar más, pero los emprendedores no lo tienen tan fácil, entonces necesitaríamos unas redes de conexión para esos emprendedores rurales, teniendo en cuenta que Europa está apostando mucho por el Pacto Verde y por la Economía Circular –que tiene mucho que ver con el rural-, facilitar ese asesoramiento para que esas ayudas lleguen al final de la cadena, que llegue a los que verdaderamente hacen rural”, señaló Carlota.

Por su parte, Beni Varela, socio de una empresa ganadera familiar en el municipio lucense de Palas de Rei, piensa que debería aumentarse la oferta en teleformación.

“Para mejorar las competencias digitales de los habitantes de las zonas rurales”, señala Beni, quien también reclamó mejores conexiones físicas y transporte.

“En los pueblos faltan las comunicaciones, en el rural, sin coche propio o carnet vives excluido, faltan autobuses”, declaró.

16/11/2020
  • Post Views: 64
  • 0
Category: Blog

Añadir Comentario

Su E-Mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *