Cada año, a finales de junio, celebramos el Día del Orgullo, un día de festejo por los avances conseguidos y también de reivindicación de los derechos de todas las personas, independientemente de cómo viva su sexualidad.

Europa es la región del mundo más avanzada en este sentido, pero todavía queda un largo camino por recorrer para la igualdad #LGBTI.

En Europa se trabaja muy duro para garantizar la igualdad y la libertad de las personas y, a pesar de que cada vez son más las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) que se muestran abiertas sobre quiénes son, el miedo, la violencia y la discriminación siguen existiendo.

Tan solo una agresión ya es demasiado. Sin embargo, tal y como muestran los resultados de la encuesta de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea sobre las experiencias de las personas LGBTI en Europa, vemos que los ataques por este motivo siguen estando en cotas muy altas.

Esta encuesta ha sido la mayor jamás realizada sobre los delitos de odio y la discriminación contra las personas LGBTI en la UE y contó con los testimonios de 140.000 personas encuestadas. Las conclusiones de esta iniciativa deberían ser claves para impulsar las diferentes medidas políticas necesarias para proteger de manera efectiva, y promover aún más, los derechos de estas personas que, en definitiva, son los derechos de todos.

El informe resultante se llama A long way to go for LGBTI equality (Un largo camino por recorrer para la igualdad de las personas LGBTI), y analiza cómo viven sus derechos las personas LGTBI de la Unión Europea, el Reino Unido, Serbia y Macedonia del Norte. Además, podemos comprobar los avances realizados desde la encuesta anterior, realizada en 2012.

La realidad es que se han producido pocos cambios en todos estos años, y que en la UE existen grandes diferencias entre los países. Las diferencias son tales que, en algunos de ellos, el 70% afirma que existe más tolerancia por parte de la sociedad, mientras que en otros es casi ese mismo 70% (el 68%, exactamente) el que dice lo contrario, que la sociedad es menos tolerante.

El director de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), Michael O’Flaherty, afirma que muchas personas LGTBI siguen viviendo «con miedo a ser ridiculizadas, discriminadas o incluso sufrir ataques. Aunque algunos países han avanzado en la igualdad de las personas LGBTI, los resultados de nuestra encuesta muestran que, en general, ha habido muy pocos avances reales, lo que deja a muchas personas LGBTI en una situación de vulnerabilidad».

Por otro lado, la Comisaria Europea de Igualdad, Helena Dalli, añadió que, a pesar de que se han realizado importantes avances con respecto a la igualdad de las personas LGTBI+ en la UE, «las personas LGBTI+ siguen presentando niveles elevados de discriminación […] y hemos presenciado recientemente en la UE incidentes anti-LGTBI+ tales como ataques en las manifestaciones del orgullo, la adopción de declaraciones de ‘zona libre de ideología LGBTI’, multas por publicidad pro-LGBTI y otros. Todos en la Unión Europea deben sentirse seguros y libres de ser como son».

¿Qué nos dicen las conclusiones de este informe y qué podemos aprender de ello?

Existen todavía muchas barreras en la sociedad para las personas LGTBI+. Eso, a pesar de que las instituciones se esfuerzan en garantizar sus derechos, así como en divulgar por todos los medios a su alcance la igualdad de todas las personas.

Somos la sociedad más informada de la historia en temas relacionados con las personas LGTBI+, pero seguimos teniendo problemas, como conjunto, en temas muy cotidianos. Y, por supuesto, la discriminación y la violencia se siguen ejerciendo sobre las personas LGTBI+.

Veamos las conclusiones generales, sin entrar en el detalle de cada país.

  • Falta la apertura suficiente, puesto que seis de cada diez personas encuestadas evitan ir de la mano con sus parejas en público por miedo o por cualquier otra cuestión negativa.
  • Sigue existiendo el acoso. Dos de cada cinco personas encuestadas afirman que sufrieron acoso en algún momento, al menos, del año anterior a la encuesta.
  • Siguen produciéndose ataques físicos y sexuales, especialmente en los grupos de personas transexuales e intersexuales: una de cada cinco personas de estos colectivos afirmó haber sufrido ataques físicos o sexuales, el doble de los sufridos por otros grupos LGBTI.
  • Existe la discriminación, y una de cada cinco personas afirma que se sintió discriminada en su puesto de trabajo, y más de un tercio se sintió discriminada al salir a comer fuera o socializar.
  • Tan solo la mitad de los estudiantes LGBTI+ afirma que alguien de entre sus compañeros o profesores apoyó a las personas LGBTI.
  • Un tercio de las personas LGBTI+ afirma tener dificultades para llegar a fin de mes. La situación es peor en el caso de las personas intersexuales y transexuales (aproximadamente una de cada dos).

A raíz de estos resultados, las políticas europeas y la estrategia de igualdad de las personas LGTBI de la Comisión Europea tienen buenos puntos de partida sobre los que trabajar. Estos deberían giran alrededor de cinco principios fundamentales.

Estos principios son:

  • La lucha contra los delitos de odio, construyendo y apoyando una cultura de tolerancia cero hacia la violencia y el acoso hacia la comunidad LGBTI;
  • Facilitar a las víctimas la denuncia de los delitos y la discriminación a través de herramientas de denuncia;
  • Ampliar la protección contra la discriminación más allá del empleo, abarcando todos los ámbitos de la vida;
  • Crear un entorno seguro y de apoyo para los y las jóvenes LGBTI en el colegio;
  • Predicar, todos, con el ejemplo.

Solo podemos mejorar como sociedad si todos ponemos nuestro granito de arena para garantizar la igualdad de derechos, la igualdad de trato, la no discriminación y el fin de la violencia de odio.

¿Quieres saber más? Descubre el explorador de datos LGTBI

Añadir Comentario

Su E-Mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *