El certificado verde para viajar, ¿qué es y en qué me va a beneficiar?

Con la situación de pandemia que estamos viviendo, viajar se ha convertido en una odisea. Muchos países mantienen un cierre parcial de sus fronteras, otros están completamente cerrados y las restricciones en la vida cotidiana son habituales. Además, es frecuente tener que guardar cuarentena preventiva al entrar a un país, o hacerse una prueba de la COVID-19.

Para facilitar que todos podamos circular libremente por todo el territorio de la UE, cumpliendo ciertas condiciones, la Comisión Europea presentó su propuesta para crear un certificado digital verde.

Este certificado digital verde será válido entre todos los Estados miembros de la UE y servirá para acreditar que quien lo posea cumple una de estas tres premisas:

  • Que ha sido vacunado contra la COVID-19.
  • Que ha obtenido un resultado negativo en una prueba reciente.
  • Que ha pasado la enfermedad, o sea, que se ha recuperado por completo.

Con este certificado se pretende conseguir más movilidad por la UE y, sobre todo, que los ciudadanos que estén en su posesión puedan librarse de algunas de las restricciones habituales al viajar, como, por ejemplo, la cuarentena obligatoria, o una prueba al aterrizar. Esto, no obstante, es decisión exclusiva de los Estados miembros, que deben justificarla a la Comisión Europea y notificarla a todos los demás Estados miembros.

¿Cómo es el certificado? ¿Qué características tiene?

El certificado lo puedes recibir en papel o en formato digital, que puedes llevar en tu teléfono móvil en todo momento. En cualquier caso, el certificado va a tener un código QR bien visible. el que contendrá información esencial, y también tendrá una especie de sello digital que será lo que garantice su autenticidad.

La información esencial en el certificado se compone del nombre, la fecha de nacimiento, la fecha de expedición, la información pertinente sobre la vacuna, prueba o la recuperación de la persona, y un identificador único.

Además, es gratuito y podrá ser expedido por hospitales, centros de pruebas o autoridades sanitaria, en general. El certificado estará redactado en dos lenguas: en la propia de cada Estado miembro y en inglés.

El certificado es una herramienta segura y fiable. Con el certificado, cualquier ciudadano de la UE (o de un tercer país, pero que resida legalmente en la UE) debe quedar exento de las restricciones a la libre circulación igual que los ciudadanos del Estado miembro que va a visitar.

Como decíamos antes, ¿qué sucede si el Estado al que viaja esta persona decide que debe hacerse una prueba o guardar cuarentena? Esto sólo va a ser posible si antes lo ha comunicado a la Comisión Europea y al resto de países de la Unión, y debería ser por causas muy justificadas.

El funcionamiento del certificado se puede resumir en cuatro puntos principales:

  1. El certificado digital verde contiene un código QR con una firma digital para protegerlo específicamente contra la falsificación.
  2. Comprobado el certificado, se escanea el código QR y se verifica la firma para dar luz verde al viajero para entrar al país.
  3. Cada centro emisor tiene su propia clave de firma digital, única e intransferible. Esta información se almacena en una base de datos segura en cada país. Es importante que los datos estén siempre seguros y protegidos contra filtraciones y robos.
  4. La Comisión Europea creará un portal que permitirá verificar todas las firmas de certificados en toda la UE. Los datos personales codificados en el certificado no pasarán por el portal, pues no es necesario para verificar la firma digital. La Comisión también ayudará a los Estados miembros a desarrollar un programa informático que las autoridades puedan utilizar para comprobar los códigos QR.

Certificados para todos, sin excepciones

El certificado verde digital no va a distinguir entre personas, y todo el mundo podrá disponer de él, siempre y cuando cumpla los requisitos para tenerlo. Hay que recordar que las condiciones posibles para obtenerlo son tres, y son igualmente válidas.

La condición de haber sido vacunado no pesa más de cara a la obtención del certificado que las de haber superado la enfermedad o haber dado negativo en las pruebas pertinentes. Tampoco importa qué vacuna hayas recibido, porque todas las vacunas que se ponen en circulación en la Unión Europea cumplen con el objetivo de inmunización exigida.

Es más, este certificado refuerza de manera documental la validez del resultado de las pruebas, y por eso es deseable que todos los Estados miembros lo acepten con la mayor naturalidad.

 

 

15/04/2021
  • Post Views: 109
  • 0
Category: Blog

Nuevo Comentario

Tu direccion de email no se publica. Campos necesarios *