La pandemia que vivimos parece que seguirá con nosotros por mucho tiempo. Afortunadamente, tenemos una estrategia de vacunación muy estudiada, y el proceso de administración de las vacunas está evolucionando muy bien en toda la Unión Europea, pero es necesario que todos los europeos estemos juntos en esto, y nos vacunemos.

La vacunación es un acto voluntario, como sabes, y como tal puede que haya personas que duden acerca de si es el mejor momento para hacerlo, sobre si la vacuna es lo suficientemente segura o está lo suficientemente madura como para que sea útil, y sobre muchas otras cuestiones.

Desafortunadamente, los bulos acerca de las vacunas no han tardado en proliferar, complicando enormemente el trabajo de las autoridades sanitarias y las administraciones, y confundiendo a mucha gente.

Las vacunas son imprescindibles para que podamos alcanzar, en algún momento, la normalidad que tanto deseamos. Solo cuando haya un número de personas vacunadas lo suficientemente alto será posible vencer al coronavirus, ya que podremos alcanzar la ansiada «inmunidad de rebaño» que, de forma natural, llevaría demasiado tiempo (si es que se llegase a alcanzar algún día).

Las vacunas son seguras

El primer punto de todos es que las vacunas son seguras. Una vacuna no segura jamás recibiría la aprobación de las autoridades sanitarias, y una vacuna que no siguiese todos los pasos requeridos para dar lugar a ensayos clínicos correctos y satisfactorios, sería descartada sin duda alguna.

Y es que una vacuna segura y eficaz es lo que nos puede llevar a una salida duradera de la pandemia. La Comisión Europea ha trabajado muy duramente y sin descanso para conseguir dosis de vacunas para todos, y ha aprobado dos vacunas contra la COVID-19 y otros tratamientos autorizados

Estas vacunas se consideran seguras y eficaces tras ser evaluadas. Las vacunas se envían a todos los países de la UE al mismo tiempo y en las mismas condiciones. De hecho, como ya sabrás, la vacunación contra la COVID-19 se inició el 27 de diciembre de 2020 en toda la Unión Europea.

El orden de vacunación también es conocido, ya que, de momento, se vacunará a las personas incluidas en los grupos prioritarios, como las personas mayores o los profesionales sanitarios. A partir de ahí, habrá suficientes vacunas para toda la población de la UE, y cuando consigamos ser una mayoría vacunada, podremos pensar en recuperar gradualmente la normalidad de nuestras vidas.

La estrategia de la Unión Europea sobre las vacunas de la COVID-19

La Comisión Europea propuso una estrategia de la UE para acelerar el desarrollo, la producción y el despliegue de vacunas contra la COVID-19. Hemos de ser conscientes de que la Unión Europea lidera el esfuerzo mundial para la realización de pruebas, tratamiento y vacunación universales.

Para ello, moviliza recursos y aúna fuerzas con los países y las organizaciones mundiales de la salud a través del «ACT-Accelerator». Para hacernos una idea del esfuerzo titánico que se ha hecho, el plazo habitual de desarrollo de una vacuna es de alrededor de 10 años, ¡una década! En el caso de la COVID-19, la urgencia con la que buscamos las vacunas rebajó el plazo a entre 12 y 18 meses.

Pero el esfuerzo no se detiene en la producción de una vacuna segura y eficaz. Hay que transportarla, hacerla llegar hasta el ciudadano. Es preciso, además, producir miles de millones de dosis a nivel mundial, y todo eso sin que quede comprometida la capacidad de producción de otras vacunas esenciales.

Estos son los objetivos de la estrategia de vacunas de la Comisión, que debe servir de punto de partida para las estrategias nacionales de todos los estados miembros:

  • garantizar la calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas;
  • garantizar el acceso oportuno de los Estados miembros y de su población a las vacunas, liderando al mismo tiempo el esfuerzo de solidaridad a nivel mundial;
  • garantizar el acceso equitativo y factible para todos en la UE a una vacuna asequible lo antes posible;
  • asegurarse de que se realizan los preparativos en los países de la UE para el despliegue de vacunas seguras y eficaces, abordar las necesidades de transporte y despliegue, y determinar qué grupos prioritarios deberían tener acceso a las vacunas desde un primer momento.

Es el momento de vacunarnos todos, de inmunizarnos y contribuir a que la pandemia remita en todo el mundo gracias a nuestra acción. Vacunarse es una responsabilidad social, también, algo que hacemos para mantener seguros a nuestros hijos, a nuestros mayores, a nuestras familias.

Sin vacunas, la pandemia se extendería durante años y destruiría todo lo que hemos conocido, desde las economías hasta las sociedades. Por eso, y por todos los motivos que hemos contado en este artículo, todos los ciudadanos europeos debemos vacunarnos. Para frenar la COVID-19, por todos, por fin.

15/01/2021
  • Post Views: 149
  • 0
Category: Blog

Nuevo Comentario

Tu direccion de email no se publica. Campos necesarios *