Desde los inicios de la Unión Europea, las mujeres han tenido siempre un protagonismo clave. Lo que ocurre es que, en el pasado, los logros de estas mujeres pioneras han quedado ocultos, ensombrecidos o silenciados por cuestiones de género, como ha sucedido durante toda la historia.

Afortunadamente, los tiempos están cambiando para mejor, y desde la Comisión Europea trabajamos muy duro para lograr la igualdad de género en el mundo, y por ello se presentó recientemente el nuevo Plan de Acción para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en la Acción Exterior 2021-2025 (GAP III).

Y es que Europa, en su historia y también hoy, está plagada de ejemplos de mujeres sobresalientes que van a moldear nuestro futuro, tal y como destacábamos al hablaros de la campaña #EUWomen4Future.

Merece la pena, además, recordar a las grandes figuras femeninas que fueron decisivas en el desarrollo y primeros pasos de la Unión Europea, ya que son, sin duda, responsables de la Europa que hoy podemos disfrutar.

Hay que recalcar que estas mujeres que vamos a recordar ahora mismo son las más reconocidas, aquellas que podemos identificar como símbolos, pero miles y miles de mujeres han trabajado, y trabajarán en el futuro, por Europa, el progreso, la igualdad de derechos y mucho más. Por todas ellas, va este artículo.

Las pioneras más conocidas y decisivas de la Unión Europea

Simone Veil: abogada y política francesa, sobrevivió a Auschwitz. Firme defensora de los derechos de las mujeres, luchó por la legalización del aborto en Francia en 1975 cuando era ministra de Sanidad. En 1979 fue elegida presidenta del Parlamento Europeo hasta 1982, y siguió siendo miembro hasta 1993. Falleció en 2017 y fue enterrada en el Panteón de París, la quinta mujer en la historia en recibir este honor.

Marie Skłodowska-Curie, física nacida en Polonia, química y descubridora. Descubrió el polonio y el radio junto con su esposo, y su investigación sobre la radioactividad fue fundamental en el desarrollo de los rayos X en la cirugía. Fue la primera mujer en ganar un Premio Nobel, la primera persona en ganarla dos veces y la única ganadora del Premio Nobel en dos ciencias diferentes. Falleció en 1934 a causa de la leucemia, causada por la exposición a la radiación de alta energía de sus investigaciones.

Nicole Fontaine, la segunda mujer presidenta del Parlamento Europeo de 1999 a 2002. La educación siempre fue un asunto importante para ella y creía firmemente en acercar Europa a sus ciudadanos. Trabajó en proyectos relacionados con la juventud, el reconocimiento mutuo de las calificaciones académicas y los derechos de las mujeres.

Sofia Corradi, «Mamma Erasmus», es la impulsora del programa Erasmus, como podéis imaginar. Luchó por ello al encontrarse con que su universidad de origen no reconocía una maestría en derecho comparado en el extranjero, que pudo hacer gracias a una beca mientras estudiaba derecho en la Sapienza Università di Roma en 1957. Sus esfuerzos se transformaron en lo que hoy es el programa Erasmus+.

Clara Campoamor, española y una de las impulsoras del derecho al voto de las mujeres en España. A los 36 años se convirtió en una de las pocas abogadas españolas. Feminista, humanista y demócrata, Campoamor siempre consideró que su papel principal era ser una portavoz de las mujeres.

Ursula Hirschmann, alemana nacida en Berlín en 1913 en una familia judía de clase media, se unió al Partido Socialdemócrata desde muy joven para resistir el avance de los nazis. Se exilió a París en 1933 y se casó con Eugenio Colorni dos años después en Italia, donde la pareja se involucró en la oposición antifascista. En 1943 cofundó el Movimiento Federalista Europeo en Milán. Más tarde, fundó la Association Femmes pour L’Europe en Bruselas en 1975. Ese mismo año sufrió una hemorragia cerebral de la que nunca se recuperó por completo. Falleció en 1991.

Éliane Vogel-Polsky, nacida en Gante en 1926, fue una de las primeras graduadas del Instituto de Estudios Europeos. El Tratado de Roma en 1957 y la creación de la Comunidad Económica Europea fueron puntos de inflexión en su carrera e, inspirada por la huelga de mujeres en una fábrica belga que pedía la aplicación del artículo 119 del Tratado, Éliane Vogel-Polsky presentó al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas el caso de Gabrielle Defrenne, una azafata obligada a jubilarse a los 40 años. Logró la decisión histórica del Tribunal que sostuvo que la «igualdad de remuneración por igual trabajo» es uno de nuestros principios fundadores y que los ciudadanos europeos pueden invocar el artículo 119 ante los tribunales nacionales.

Ursula von der Leyen, nuestra presidenta en la actualidad, es otro gran ejemplo de mujer impulsora de reformas y con una vocación muy clara por hacer de Europa un lugar mejor, y más destacado en el mundo. Buena muestra de ello son las seis prioridades principales bajo su mandato, que ya os comentamos en este artículo.

Existen muchos más ejemplos de mujeres luchadoras, trabajadoras, comprometidas en todos los ámbitos, ya sean económicos, políticos, deportivos, o a la vanguardia de la ciencia y de la tecnología. Europa no quiere ni puede avanzar sin sus mujeres profesionales, talentosas y trabajadoras.

 

 

05/03/2021
  • Post Views: 538
  • 0
Category: Blog

Nuevo Comentario

Tu direccion de email no se publica. Campos necesarios *