Pollinator Park, una experiencia virtual para concienciarnos y salvar a los polinizadores

Los polinizadores son animales e insectos capaces de transportar polen de unas flores a otras. Gracias a esta función tan singular, casi todas las plantas, ya sean silvestres o cultivadas por el hombre, pueden reproducirse. Esto significa que las abejas, mariposas, escarabajos, moscas, colibríes, murciélagos y otras especies son fundamentales para garantizar la actividad agrícola a nivel mundial.

En otras palabras, son especies imprescindibles en nuestro planeta para garantizar que podremos tener alimento a largo plazo. Sin embargo, muchas de ellas están amenazadas y en grave peligro debido al uso de pesticidas, pero no sólo por eso, sino también por la pérdida de su hábitat natural debido a la industrialización y otros factores, principalmente humanos; a la fragmentación de las poblaciones; a nuevas enfermedades; o al cambio climático, que altera las vidas de muchas especies sensibles. Son muchos los motivos, y también es mucho lo que está en juego.

Ante este problema mundial, la concienciación de la sociedad es fundamental. Todos necesitamos estas especies polinizadoras, sin excepción, para garantizar que tengamos una diversidad suficiente de plantas, flores y cultivos que nos permitan sobrevivir. No es posible un mundo sin alimento suficiente para una población que no deja de crecer.

Una de las mejores iniciativas para tomar conciencia y ponernos en situación de lo que sucedería en un mundo sin insectos y especies polinizadoras es Pollinator Park, el Parque de los Polinizadores.

La experiencia virtual de Pollinator Park

Sitúate: Europa, año 2050. Después de una serie de catastróficas crisis ecológicas, principalmente, por el cambio climático, pero también por culpa de nuestra acción directa, nos hemos quedado sin insectos polinizadores, sin ecosistemas sanos y sin una flora rica y variada. Es el típico escenario distópico que podemos ver en el cine o en novelas de este estilo.

Sin embargo, no todo está perdido, porque en medio de este paisaje distópico y descorazonador se encuentra el Parque de los Polinizadores de la Dra. Beatrice Kukac, un refugio seguro para los polinizadores.

El Pollinator Park es una experiencia de realidad virtual para todos los públicos, disponible en inglés en la actualidad (aunque estará disponible en el resto de los idiomas de la UE en los meses venideros), y que tiene una duración estimada de unos 20 a 30 minutos, aunque, como en todo museo, la experiencia no entiende de tiempos: uno puede pasarse el rato que desee explorando y experimentando.

Se trata de un proyecto desarrollado con el apoyo del Museu de Ciències Naturals de Barcelona con el fin de concienciar a la sociedad sobre la importancia decisiva de los polinizadores. Es una experiencia de Realidad Virtual que, además, se puede disfrutar en el navegador del ordenador (sin necesidad de equipos sofisticados).

En la experiencia nos adentramos en una granja futurista en la que se nos invita a un tour guiado a través del cual entenderemos la importancia de estas especies que, en muchos casos, pasan desapercibidas ante nosotros, o incluso son tratadas como una molestia propia de la primavera y el verano. La realidad es que no podemos vivir sin ellas.

Además, un objetivo importante de este proyecto es mostrarnos cómo lo peor que podemos hacer es no hacer nada. Eso quiere decir que los gestos más aparentemente insignificantes, multiplicados por miles o millones de personas, se convierten en movimientos irresistibles que nos permitirán salvar nuestro planeta.

La Comisión Europea, a través de este tipo de iniciativas y gracias a programas ambiciosos como el Pacto Verde Europeo y todas sus ramificaciones, trabaja sin descanso por garantizar la biodiversidad, la sostenibilidad y por facilitar la transición ecológica tan necesaria para nuestro futuro.

La polinización natural es imprescindible para que la agricultura no desaparezca

 

La polinización natural no es más que el transporte de polen entre flores, específicamente, entre los órganos masculinos y femeninos de estas, sin que nosotros tengamos que hacer nada para que suceda.

Es la forma de reproducción a través de los polinizadores, insectos, animales o elementos naturales como el agua y el viento, que son quienes transportan el polen de flor en flor y las fertilizan.

Sin esa polinización natural, sobre todo si nos referimos a la zoopolinización o polinización animal, se produciría un importante desequilibrio en los ecosistemas. Se estima que casi el 90% de las flores silvestres necesitan esta polinización animal para reproducirse.

Ese informe fue publicado en 2016. Y cada año que pasa, las especies polinizadores sufren más bajas. Si antes hablábamos de las especies de plantas silvestres, en el caso de los cultivos alimentarios el porcentaje es también demoledor: un 75% de ellos dependen de la polinización natural.

Y entre un 5% y un 8% de la producción agrícola en todo el mundo depende de la zoopolinización. Las pérdidas económicas, en caso de no poder satisfacerla, serían enormes, pero, sobre todo, las pérdidas en biodiversidad, en disposición de alimento para la población mundial y en cuestiones de sostenibilidad y viabilidad de nuestro planeta se verían seriamente afectadas sin polinizadores.

 

30/04/2021
  • Post Views: 60
  • 0
Category: Blog

Nuevo Comentario

Tu direccion de email no se publica. Campos necesarios *