El verano es una época en la que la lucha contra los incendios forestales cobra una importancia enorme, ya que las altas temperaturas y la escasez de lluvias configuran el caldo de cultivo perfecto para que se produzca una chispa indeseada.

Por eso, la Comisión Europea dispone de protocolos para la prevención, y también con el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS), que apoya a los servicios encargados de la protección de los bosques contra los incendios en todos los países miembros, proporcionando información actualizada y fiable sobre los incendios forestales en Europa.

Pero ¿qué es un incendio forestal? Se llama incendio forestal al fuego que se propaga sin control, especialmente en zonas rurales, afectando la vegetación como árboles, matorrales, pastos y cultivos.

Las causas de estos incendios pueden ser muy diferentes: desde las causas naturales hasta las que son consecuencia de la acción de las personas. De esta manera, entre las causas naturales estarían la caída de rayos en una tormenta de verano, porque hace más calor de lo habitual; debido a la vegetación más seca de lo normal, que lleva a que el fuego se propague más fácilmente; los vientos fuertes que diseminan las llamas a gran velocidad; entre otras.

Eso sí, las causas naturales no son frecuentes. Aunque parezca increíble, la mayoría de los incendios forestales se producen por la acción humana. Los ejemplos más típicos son las colillas de cigarrillo encendidas que caen sobre la vegetación, cuando no se apaga completamente una fogata, o cuando se dejan en el bosque objetos de vidrio.

También hemos de mencionar las quemas agrícolas no controladas que terminan propagándose por el bosque, y la cantidad importante de incendios provocados por personas irresponsables o que buscan hacer algún tipo de daño.

Mantener los bosques a salvo es una responsabilidad compartida por todos los ciudadanos de la Unión Europea. Cuando se produce un incendio forestal, desaparecen los árboles y la biodiversidad de flora y fauna en la zona; se estropea el suelo por erosión, lo que impide que crezca nueva vegetación a corto plazo y que, en caso de lluvias fuertes, pueden arrastrar dicho suelo lejos; y, por descontado, se hace daño a la naturaleza y a nosotros mismos.

El Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS)

Desde 1998, el EFFIS cuenta con el apoyo de una red de expertos, el Grupo de Expertos sobre Incendios Forestales, que está registrado en la Secretaría General de la Comisión Europea. Este grupo está formado por expertos de 40 países de Europa, Oriente Medio y el Norte de África. En 2015, el EFFIS se convirtió en uno de los componentes de los Servicios de Gestión de Emergencias de Copérnico – el programa de observación de la Tierra más ambicioso de la historia, diseñado para proporcionar información precisa, actualizada y de fácil acceso para mejorar la gestión del medio ambiente-.

A partir de la web del EFFIS podemos acceder a las dos herramientas principales con información pública sobre los incendios en Europa, como son la que nos muestra la situación actual en todo el territorio, y la que concreta las noticias sobre los fuegos activos en este momento.

Este verano, cuida de los bosques y extrema las precauciones

Es difícil de prevenir un incendio forestal que se produce por causas naturales. Además, con el cambio climático, es probable que estas causas sean cada vez más comunes a medida que pasen los años. Por muchas medidas que estemos poniendo en marcha para combatir este cambio climático, las mejorías no se verán antes de que pasen varias décadas.

Por eso, lo mejor que podemos hacer como ciudadanos es prevenir las causas humanas. Y todos podemos poner nuestro granito de arena para evitar ese fuego mal apagado, para no dejar residuos en el bosque que puedan provocar una chispa y, también, para alertar acerca de posibles fuegos descontrolados que nos podamos encontrar durante las vacaciones.

Las herramientas de la Unión Europea para combatir los incendios forestales

Es necesario actuar sobre los incendios forestales, ya que son una amenaza creciente en toda Europa, en particular en Portugal, España, Francia, Italia y Grecia. Solo entre 2000 y 2017, 611 personas murieron a causa de los incendios, directa o indirectamente, y se perdieron más de 54.000 millones de euros.

Los programas y políticas de gestión del riesgo de incendios forestales que son eficaces en condiciones meteorológicas normales son insuficientes para prevenir eventos extremos como los mega incendios (por ejemplo, los acontecidos en Portugal en 2017).

La UE financia la investigación sobre los incendios forestales.En las dos últimas décadas, unos 60 proyectos de investigación recibieron financiación de la UE por valor de más de 100 millones de euros. Estos proyectos han estimulado los avances en el conocimiento de los incendios, la gestión operativa y los mecanismos de apoyo a la toma de decisiones.

 

10/07/2020
  • Post Views: 357
  • 0
Category: Blog

Añadir Comentario

Su E-Mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *